Mi foto
Nombre:

miércoles, septiembre 17, 2008

Un cuadro con historia

Hay piezas a las que se las coge un cariño especial por circunstancias de la vida, como es el caso del cuadro del que os voy a hablar.

Su historia comienza cuando mi hermana compra el bastidor en la tienda de una amiga. Yo lo pinté en el concurso de pintura rápida de San Pedro Regalado 2007, Valladolid. El cuadro no obtuvo ningún premio y acabó en mi estudio desterrado.

Con el paso del tiempo, empecé a trabajar sobre cuadros antiguos que tenía en el estudio, como la técnica que utilizo con los cuadros de salón, pero esta vez con los míos propios. Y éste fue uno de ellos. En un principio lo hice para regalárselo a Oscar del Amo, que se lo debía porque me había regalado unos cuantos cuadros de salón (ver el post del proyecto de intercambios).

La sorpresa fue cuando mi querido amigo me dio la noticia de que iba a ser padre. Entonces le dije que mejor le regalaba otro nuevo, más personalizado para su bambino.

De nuevo el cuadro sigue dando tumbos hasta que en julio hago la exposición de “Despojos Ilustres” en la Galería Caracol. Llevo el cuadro, pero por no recargar las paredes, acaba volviendo conmigo.

Aquí le pierdo la pista. Hasta hoy, que mi hermana me envía esta fotografía al móvil junto con el texto: “Tu obra en la carnicería”.



Si señores, por lo visto, la dueña de la tienda de pinturas donde mi hermana compró el cuadro, al ir a comprar algún tipo de longaniza a la carnicería del Froid de mi barrio, descubrió un cuadro colgado en un gancho de carne, lo cual le extrañó muchísimo. Reconoció la forma del bastidor como los que ella vende y se dio cuenta de que tenía que ser de algún cliente suyo. Se fijó en cómo estaba pintado y pensó que podría ser mío. ¡Hey chicos, soy famoso en el barrio! Se fue de la carnicería y se lo comentó a mi hermana.

Mi hermana fue a la carnicería a corroborar la historia y efectivamente, allí estaba colgado mi cuadro como si de un jamón se tratara. Según relataba la Señorita Mª José, la carnicera, que desde aquí la doy un beso enorme, el cuadro estuvo durante quince días en la calle, apoyado al lado de la puerta del Froid sin que nadie lo tocara, hasta que la buena de Mª José se dignó a colgarlo en la pared de la carnicería porque le daba pena. Además, a lo mejor así, el dueño o algún conocido preguntaría por él.

Y esta es su historia, por ahora. Finalmente el cuadro lo recogió mi hermana, y ahora estará colgado por algún rincón de su casa, a modo de talismán de buena suerte. Y allí se quedará, porque ¿quién va a apreciar mejor que ella el valor que tiene?

---Gracias a las personas de buen corazón---

Pero aún me pregunto, ¿Quince días en la calle y sigue vivo?
Se me tendría que haber olvidado en la puerta de un Horfanato.

Para más información llame a la O.N.G. APADRINE UN CUADRO.

15 Comments:

Blogger jose benito said...

tremenda historia!!

8:34 a. m.  
Blogger Sara Morante said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

10:21 a. m.  
Blogger Sara Morante said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

10:27 a. m.  
Blogger Sara Morante said...

(múltiples problemas técnicos)
Acabo de intentar hacer un comentario, pero se me ha escurrido. Decía que QUÉ BUENA; la historia, el cuadro, la foto... La escena te va que ni pintada; el cuadro tan sofisticado en la pared de una carnicería, con los botes de callos... Parece una instalación tuya talmente... Qué grande, qué grande.. Y qué maja la carnicera, ya no queda gente así, la verdad sea dicha.

Por cierto, si te interesa tengo un espejo de Sara Bernhardt, estilo modernista y típico adornito de sala de billar, que encontré, por cierto, en la calle;), todo tuyo.

10:35 a. m.  
Blogger Ana said...

Muy bueno!! :-)

12:13 p. m.  
Blogger JULIO FALAGAN said...

Menuda historia eh?
Y si estuviera bien redactada ya ni te cuento!

Muchas gracias Ana y Jose.

Por Dios Sara!!!
¿dónde hay que ir a recoger esa maravilla? me personifico allí donde digas con un regalito.

GRACIAS!

12:40 p. m.  
Blogger sobri said...

Pues ayer mi prima Teresa que vive cerca de tu casa. Me dijo que había estado en el Macro de su zona. Y lo primero que me preguntó ¿vive tu amigo Julio por dónde yo vivo? o ¿su padre trabaja en el Macro? Porque llevo viendo un montón de dias un cuadro colgado allí...
Así que luego le pude contar esta maravillosa historia...

8:49 a. m.  
Blogger Amaia Arrazola said...

madre mía...y tan historia...
dile a yolanda que lo deje delante de una iglesia, para que lo recoja un mendigo, que lo cambie por un trozo de pan a un cura, que se lo de a un buen cristiano, que lo lleve a una pescaderia donde se vendan también objetos perdidos, que lo recoja un bombero que lo lleve a comisaría, donde lo vuelva a encontrar yolanda que pasaba por allí porque iba a renovarse en dni.

2:58 p. m.  
Blogger JULIO FALAGAN said...

Dios!
Esta historia se complica cada vez más...

9:19 p. m.  
Blogger yolanda said...

ja, ja, ja, que bueno Amaia, la historia es cierta aunque parezca increible. Fueron todo casualidades, suertes... el ir yo ese día a Valladolid, aparcar en mi antiguo barrio (y encontrar sitio), cruzarme con esta amiga..... si es que es para no creer.
ahora tengo un cuadro de la buena suerte en casa y como dicen que todo se pega menos la hermosura, pues a sacarle partido.

11:04 p. m.  
Blogger Sara Morante said...

Es que aquel día Dios estaba de buen humor... :)))

8:58 a. m.  
Blogger Óscar del Amo said...

Son historias que sólo me las creo porque te conozco, pero son las típicas de un amigo de un amigo y que terminó consiguiendo una casa.... o ganando una play en la tele.
Viva el negocio de los productos cárnicos.

8:56 p. m.  
Blogger Mamaliga said...

Muy buena, tanto la historia como el cuadro. Lo que no pase en Valladolid... Saludos de una pucelana en el exilio.

8:44 a. m.  
Blogger natascha said...

Madre mia, menuda historia! Qué señora tan maja la de la carnicería. Quince días en la calle sin que le pasase nada? NO sé si eso es bueno o malo pero....que respetuosa es la gente en Valladolid con la propiedad ajena! Y pensar en lo mal que lo ha pasado el cuadro solo en la callle, de noche...pobrecillo..ya tiene un hogar!

11:28 a. m.  
Blogger tu dealer said...

jajajajaj! que buena historia de cuadro huerfano!!
no es mala idea abandonar cuadros por ahí y seguir sus posteriores pasos para luego recuperarlos darles un valor historiiicooo y subir el cachet! jeje!

1:21 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home